Alius Modus

From the blog

Blog

2018. Un año con expectativas…..positivas

2017 ha sido un año intenso y que ha sido capaz de generar algunas realidades positivas y, lamentablemente, muchas otras de carácter negativo. 

Respecto a las negativas cuyo impacto viviremos en 2018 nos gustaría destacar: La llegada de Trump a la Presidencia de los Estados Unidos, la derrota “militar” del Estado Islámico que traslada el conflicto a todo el mundo y la certeza de que estamos ya en un proceso irreversible de cambio climático promovido por la acción humana. Entre las positivas la más relevante ha sido la consolidación del proceso de transformación “vital” (por qué no será únicamente tecnológico y cultural). Todos ellos hitos que marcarán nuestras vidas en este próximo año que iniciamos ayer.

La conclusión es que seguimos viviendo tiempos de cambio, que nada es como parece y que el ser humano sigue sorprendiéndose a sí mismo. En favor de nosotros mismos y de nuestra generación en particular, constatar que, por lo menos en algunos entornos, hemos conseguido avanzar en la capacidad de resolver la mayoría de los problemas, que nosotros mismos creamos, con formatos más civilizados a los que hemos venido utilizando en la historia de la humanidad, en otras palabras, sin necesidad de matarnos unos a otros. Sin embargo no es suficiente y muchas veces el resultado final es francamente poco estimulante.

Constatamos también como nuestra clase política se muestra incapaz de enfrentarse a una situación social y económica –que aunque parece puntualmente favorable- se sustenta en bases que no controlamos (coyuntura internacional e impacto del turismo) sin que hayamos abordado ninguna reforma estructural de calado que nos sitúe (más allá de las cuestiones coyunturales e independientes de nuestra voluntad) en mejor situación ante cualquier otro impacto similar al que vivimos en 2008-2009.

Creemos que existe un amplio consenso sobre el hecho de que, desde el final de la crísis, no hemos sido capaces de promover los cambios estructurales que necesitamos (a excepción del incremento sustancial de nuestras exportaciones), hemos consolidado o incluso incrementado las desigualdades sociales (los datos macroeconómicos lo confirman) y que persiste la necesidad de un cambio de paradigma económico.

Un cambio que debería de fundarse en un intenso y sostenido esfuerzo para el desarrollo de la calidad de nuestro capital humano, la corrección de los elementos de desigualdad social, y el desarrollo de la innovación. Todo ello exige generar y gestionar determinados cambios culturales que nos faciliten llegar a ser más competitivos y eficientes en un mundo cada vez más global e interconectado. 

Unos deseos que estamos convencidos que compartís con nosotros.

FELIZ AÑO 2018

Alius Modus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas