Alius Modus

From the blog

Blog

Las cuestiones ocultas en la entrevista

En el sustrato de la gran variedad de preguntas que se te pueden plantear en el desarrollo de una entrevista sólo existen 4 cuestiones clave. Cuestiones que por otra parte es muy posible que no se te formulen expresamente aunque sí que estarán en la mente del entrevistador. Estas son:

-¿Por qué estás aquí?

-¿Qué nos puedes aportar?

-¿Qué clase de persona eres?

-¿Por qué debemos contratarte?

¿Por qué estás aquí? Esta pregunta no puedes contestarla con vaguedades. O estamos allí solamente para “ver qué pasa” (esto normalmente ocurre cuando tenemos empleo y nos postulamos a una oferta o recibimos una llamada de un profesional del reclutamiento) o tenemos un motivo real. Y este motivo sólo es consecuencia de una investigación previa, de haber constatado que en principio, la compañía y el puesto son de nuestro interés. Ojo, esta es la respuesta que todos los candidatos hacen. No es positivo ni aporta nada dar respuestas generales, es necesario concretar y mostrar una motivación real por el proceso. Deberás haber trabajado este tema con antelación.

¿Qué nos puedes aportar? El interlocutor quiere saber si ayudarás y de qué manera a la empresa para cumplir sus objetivos. Otra vez si has hecho una investigación previa, sabrás cuales son los objetivos y las necesidades de la empresa y como puedes ayudar a conseguirlos.

¿Qué clase de personas eres? Esta es una pregunta clave y en la que no hay ninguna respuesta que puedas memorizar. Todo lo que haces, dices, cómo lo dices….. se considerará como respuesta. Tu peinado, tu estrés, tu postura, la sudor de tus manos, tu prepotencia, tu aliento, el sonido de tu voz, tu capacidad de escucha, tus valores, tu presentación personal, el trabajo de investigación previo…. etc. Todos ellos son elementos que tu interlocutor utilizará para contestarse a esta pregunta. Te rechazará si detecta: que estas mintiendo, que no eres una persona honrada, que no eres responsable, que eres arrogante o excesivamente agresivo.  Se consciente de que sobre este punto es más importante si cabe la máxima de que las cuestiones más difíciles de contestar en una entrevista no son las preguntas que se nos formulan sino aquellas que el interlocutor se formula y el mismo responde.

¿Por qué debemos contratarte? Inmediatamente a superar las fases anteriores tu  interlocutor mentalmente te pondrá en relación o competencia con el resto de candidatos que optan al puesto o en relación al perfil que tiene en su cabeza. Aunque pueda parecer que aquí hay poco que hacer, dado que no conocemos a nuestros competidores, en la realidad hay mucho campo de actuación dado que nos podemos apoyar en el excelente trabajo de investigación que habremos desarrollado con anterioridad a la entrevista.

Has de ser consciente de que el entrevistador también tiene también sus dudas/miedos. Si le ayudas a convencerse de que: tienes las capacidades que necesitan, que vas a estar en el puesto/empresa un tiempo razonable, que eres capaz de mantener buenas relaciones con tu entorno, que eres una persona con iniciativa, etc, es mucho más probable que seas tú la persona a la que hagan la oferta.

Pau Hortal 

Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on TumblrPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas