Alius Modus

From the blog

Blog

No es bueno detenerse

Nunca es bueno detenerse. Un ejemplo de ello es la historia de Marta. 

Una profesional que inicia su carrera aceptando un trabajo a tiempo parcial en una compañía de servicios en el área de atención al cliente. A los 38 años, casada y con dos hijos, reside en Madrid. Es en este momento cuando su compañía decide amortizar su posición y le propone trasladarse a una nueva posición en una nueva división que tendrá su sede en Tarragona. El nuevo puesto supone un paso ascendente en su carrera profesional. Sin embargo su esposo tiene un buen empleo en Madrid y por ello decide no aceptar este traslado lo que conlleva la negociación de su salida.

Aunque con una posición inicial tremendamente escéptica, como ella misma hoy reconoce, contacta con un consultor en Recolocación a petición del departamento de RRHH de su empresa. Su compañía ha contratado un programa de Recolocación ya que tiene en sus políticas de personal establecido el criterio de apoyar a los empleados que como ella, han de salir de la organización, por causas no disciplinarias.

Marta es una persona muy brillante pero tremendamente quisquillosa y no tiene una prisa especial por reorientarse profesionalmente. Sus hijos son todavía pequeños y su marido la impulsa a dejar en suspenso sus actividades profesionales para centrarse en la familia. Sin embargo ella es consciente de que un período de “paro” profesional puede ser fatal para su reorientación futura. “¿Qué haré cuando mis hijos sean ya adolescentes y necesiten menos de mí?”.

La actividad del consultor en Orientación Profesional se dirige a hacerla caer en la cuenta de que existen muchas compañías de servicios que están dispuestas a contratar a personas que como ella desean hacer compatible su vida profesional y sus responsabilidades familiares. Sin embargo… ¿cómo y por donde empezar?.

De acuerdo con el técnico del departamento de prospección de la consultora que presta apoyo a los candidatos en su acción de búsqueda gestiona una serie de contactos con compañías de servicios. Finalmente después de 6 meses de búsqueda decide aceptar una oferta. 3 meses después Marta es responsable de relaciones públicas de una compañía de servicios profesionales. Tiene un horario flexible (25 horas semanales) y aunque su nivel salarial ha descendido en un 30%, es muy feliz y está realmente satisfecha por su trabajo.

Cómo ocurre en muchas ocasiones ha recibido una oferta de un competidor de su ex-empresa para un puesto de características similares al que perdió como consecuencia de no aceptar la movilidad geográfica. Reconoce abiertamente que, sin el apoyo recibido, hoy probablemente estaría en el proceso de convertirse en una “maruja”.

Alius Modus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas